sábado, 9 de abril de 2016

Los papeles de Panamá, la evasión fiscal y la hipocresía universal

Los papeles de Panamá, la evasión fiscal y la hipocresía universal

Luis Guillermo Vélez Álvarez
Economista, Docente Universidad EAFIT
Consultor, Fundación ECSIM

En muchos países y en diversas circunstancias eludir y evadir impuestos son actos de legítima defensa. Los paraísos fiscales existen porque buena parte de los países del mundo han sido convertidos en infiernos o purgatorios fiscales por políticos estatistas empeñados en hacer “justicia social” y “redistribución del ingreso” con el dinero ajeno. Eso no impide que sean esos mismos políticos estatistas quienes encabezan la lista de los propietarios de las famosas empresas “offshore” creadas para eludir o evadir impuestos. Para eso son las “offshore”, lo demás son subterfugios.

En el Libro V de La riqueza de las Naciones, después de discutir sobre las funciones y gastos del gobierno, Adam Smith encara el problema de su financiación. Examina, en primer lugar, la posibilidad de que el gobierno – el Soberano, como dice Smith -  derive sus ingresos del ejercicio de actividades mercantiles, para concluir tajantemente que “no existen dos caracteres más incompatibles que el de Soberano y el de comerciante” y que el capital y las tierras pertenecientes al estado son “fuentes de renta impropias” para enjugar los gastos del gobierno, razón por la cual “no queda  otro remedio (…) que recurrir a los impuestos de una u otra naturaleza”.  Los impuestos son pues el mal menor. Para evitar que fueran en exceso perjudiciales, dejó Smith a la posteridad los cuatro principios de una buena tributación que desde entonces han repetido todos los tratadistas de la materia sin añadir nada de fondo, pero que han sido olvidados casi completamente por los políticos y sus asambleas legislativas donde se decretan los impuestos[1]. También se ha olvidado la sabia advertencia de Smith:

“Un impuesto excesivo constituye un poderoso estímulo a la evasión, por lo cual las penalidades a los contraventores crecen proporcionalmente a la tentación que la ocasiona. La ley, contrariamente a los principios de justicia, suscita, primero, la tentación de infringirla y, después castiga a quien la viola…”

Y si al impuesto excesivo se añade la corrupción y el gasto exagerado, queda completo el dispositivo que induce a la evasión. Smith, una vez más:  

“En todos aquellos países donde hay un gobierno corrompido, y donde existe la sospecha de que se incurre en grandes dispendios y se dispone en forma indebida de los ingresos públicos, es muy frecuente que se respeten muy poco las leyes que protegen las contribuciones”

Bryan O´cconor es un canadiense, repartidor de pizzas en Toronto por allá en los años 70. Bryan llevaba siempre una pequeña libreta en la que religiosamente anotaba todas las propinas que recibía en su trabajo para, decía, no correr el riesgo de omitir ni un centavo recibido en su declaración de impuestos. Nunca he conocido a nadie más como Bryan. Creo que él y probablemente el rigorista Immanuel Kant son en la historia de la humanidad las únicas personas que pagaron voluntariamente la totalidad de sus impuestos.  De Bryan estoy seguro.

Tampoco creo que Jesucristo cuando, respondiendo a los fariseos sobre el pago de los impuestos, dijo aquello de “dar al Cesar lo que es del Cesar” fuese completamente sincero. A fin de cuentas, el hombre, después de abandonar el honorable trabajo de la carpintería, no tuvo al parecer ocupación alguna que generara un ingreso que pudiera ser gravado. Probablemente por ello fue derrotado en la célebre votación en que compitiera con Barrabás, quien ese sí, armas en mano, se rebelara contra los ominosos tributos de la Roma Imperial.

Desde la antigüedad los pueblos se han rebelado contra los tributos. Las provincias romanas se levantaban frecuentemente contra las depredaciones fiscales y los atropellos de sus gobernantes[2]. Las guerras campesinas de Alemania, de las que Federico Engels, el compadre de Marx, ha dejado un vívido relato, fueron rebeliones fiscales[3]. En fin, la revolución francesa se inició como un levantamiento de los estados generales contra los impuestos y por un gobierno barato[4]. Curiosamente el siglo XX, que vio crecer vertiginosamente el tamaño de los gobiernos y los impuestos, estuvo libre de revueltas y rebeliones fiscales. Y no precisamente porque todos los contribuyentes se comporten como Bryan O`cconor.

Los gobiernos modernos, aunque no menos voraces que los del pasado, son más atemperados y han renunciado a las prácticas más ominosas para el cobro de los impuestos: el asesinato y la tortura. Sin embargo, no son pocos los que castigan con penas de cárcel la evasión sin que esto le parezca escandaloso a la opinión mayoritaria. Este es el caso de México, Chile y Perú, los socios de Colombia en la Alianza del Pacífico, cuyo vergonzoso ejemplo propuso el gobierno imitar en la pasada reforma tributaria.

De dientes para afuera, los economistas adoradores del Leviatán, los políticos y los politólogos que les sirven, los periodistas, los abogados tributaristas y, en general, la opinión pública mayoritaria, todos ven al evasor como un criminal y al gobierno que lo persigue y castiga como el defensor de la sociedad, sin que importe cuan corrupto y abusivo sea. In illo témpore, el evasor era visto como un héroe que se enfrentaba a un estado ladrón[5]. La inversión de valores de nuestra época tiene un fondo de hipocresía que nadie puede negar.

En casi todos los países, las asambleas legislativas que votan los impuestos están integradas en su mayoría por políticos profesionales interesados en conservar, concediéndoles beneficios especiales, los votos de grupos particulares y el soporte de las gentes acaudaladas que contribuyen a sus campañas. Los grupos de interés y sus operadores políticos están dispuestos a reconocerse beneficios los unos a los otros con la esperanza de que serán las arcas generales del estado las que sufraguen los costos. Todo es un regateo de intereses de cruzados que lleva a regímenes fiscales casuísticos y enmarañados, totalmente alejados de los predicamentos de solidaridad, equidad y eficiencia que no son en definitiva más que la tapadera de intereses particulares. Los economistas, abogados, tributaristas y demás técnicos que asesoran a los gobiernos en el diseño de las reformas tributarias estructurales, que se anuncian periódicamente pero que nunca llegan; suelen ser también los asesores de las empresas y personas acaudaladas que buscan reducir su tasa efectiva de tributación. La clase media se defiende con la subfacturación o la no-facturación e inventándose pasivos y gastos en sus declaraciones de impuestos. Los más pobres, a los que usualmente solo alcanza la tributación indirecta, se unen a las protestas ruidosas de los funcionarios públicos que viven de los impuestos y reciben siempre el apoyo de los políticos que compiten por sus votos. Ese es el fondo común de eso que llaman el Estado, donde todos quieren sacar mucho y aportar poco. Pero eso sí, todos a una contra la evasión.

Los gobiernos del mundo entero en su incesante lucha contra el problema de la evasión creado por ellos mismos con su voracidad fiscal y su indecoroso desempeño, decidieron conformar una coalición internacional contra los llamados paraísos fiscales, donde los mismos integrantes de esos gobiernos buscan refugio para sus fortunas bien o mal habidas. La Santa Alianza del reaccionario Guizot y la Internacional Comunista del revolucionario Marx, son los antecedentes de esta nueva y tenebrosa internacional estatista que amenaza la movilidad de los capitales y la libertad individual. Pero, porque supuestamente lo de las “offshore” es un asunto de los ricos, todo mundo aplaude en una expresión universal de envidia e hipocresía.

El problema de la evasión nacional e internacional no se resuelve con la creación de una policía fiscal universal. Gobiernos pequeños, moderados, austeros y sistemas tributarios sencillos y ajustados a las cuatro reglas de Smith son el mejor antídoto contra la evasión. Pero en el estado actual de la opinión pública dominante que acepta y reclama – como diría Walter Lippman - un estado grande que administre sus asuntos en lugar de un estado que imparta justicia entre hombres libres que administran sus propios asuntos, resulta por lo menos anacrónico invocar al viejo y sabio Smith.  

LGVA
Abril de 2016.





[1] No sobra recordar esos principios. Dice a la letra Smith:
1.       Los ciudadanos de cualquier Estado deben contribuir al sostenimiento del Gobierno, en cuanto sea posible, en proporción a sus respectivas aptitudes, es decir, en proporción a los ingresos que disfruten bajo la protección estatal.
2.       El impuesto que cada individuo debe pagar debe ser cierto y no arbitrario.
3.       Todo impuesto debe cobrarse en el tiempo y de la manera que sea más cómodos para el contribuyente.
4.       Toda contribución debe percibirse de tal forma que haya la menor diferencia posible entre las sumas que salen del bolsillo del contribuyente y las que ingresan al tesoro público, acortando el período de exacción lo más que se pueda.

[2] . Indro Montanelli, en su deliciosa Historia de Roma, ha dejado este ilustrativo cuadro de lo que acontecía en la época de la guerra civil entre optimates y populares encabezados por Sila y Mario, respectivamente: “Puesto que todo dependía del dinero, el dinero se había convertido en la única preocupación de todos. En la burocracia había aún, se comprende, funcionarios competentes y honrados. Mas la mayoría eran ladrones incompetentes que, por ejercer un cargo en la administración de una provincia, no sólo renunciaban a los honorarios, sino que los pagaban, seguros de que en un año se resarcirían sobradamente. Y, en efecto, se resarcían; con los impuestos, con la rapiña, con la venta de los habitantes como esclavos. César, cuando le fue asignada España, debía a sus acreedores algo así como quinientos millones de liras. En un año lo devolvió todo. Cicerón se ganó el título de «hombre de bien» porque en su año de gobierno en Sicilia, puso de lado tan sólo sesenta millones y, en sus cartas, lo pregonó a todos como un ejemplo. Los militares no se comportaban mejor. De sus empresas en Oriente, Lúculo volvió millonario a su casa. Pompeyo trajo de las mismas regiones un botín de seis o siete mil millones al tesoro del Estado y de quince mil al suyo particular. Era tal la facilidad de multiplicar el capital cuando se tenía el suficiente para comprarse un cargo, que los banqueros se lo prestaban a quien no lo tenía al tipo de un cincuenta por ciento de interés. El Senado prohibió a sus miembros practicar esa innoble usura. Pero la prohibición fue soslayada con nombres prestados. Incluso hombres de gran dignidad como Bruto estaban asociados con usureros que administraban su dinero prestándolo en aquellas condiciones. En manos de una clase dirigente tan corrupta, Roma se había convertido ya en una bomba que aspiraba dinero en todo su Imperio para permitir a una categoría de sátrapas una vida cada vez más fastuosa y un lujo cada vez más insolente”.

[3] Es oportuna una cita en beneficio de sus herederos modernos los socialdemócratas y los socialistas de todos los partidos tan amantes del estado grande y los impuestos suculentos. Hablando de los príncipes de la alta nobleza, escribe don Federico: “No convocaban los estados sino cuando ya no les quedaba otra salida. Decretaban impuestos y negociaban empréstitos; raras veces reconocieron el derecho de los estados a aprobar los impuestos y aún menos dejaban que se ejerciese. Aun así, el príncipe casi siempre obtenía la mayoría gracias al apoyo de los dos estados que, libres de tributos, disfrutaban del producto de los impuestos: los caballeros y los prelados. Las necesidades de los príncipes aumentaban con el lujo y la importancia de la vida cortesana, con los ejércitos permanentes y con los crecientes gastos de gobierno. La carga tributaria se hizo cada vez más abrumadora. Una gran parte de las ciudades estaban protegidas por sus privilegios; y toda la carga recaía de lleno sobre los campesinos, tanto sobre los dominiales de los propios soberanos como sobre los siervos de sus caballeros. Cuando no bastaba la imposición directa se añadió la indirecta; recurrieron a las maniobras más ingeniosas del arte financiero para llenar los vacíos del erario. Cuando ya no quedaba otro camino, habiendo empeñado lo que era posible empeñar, cuando todas las ciudades libres se negaban a conceder más crédito, los príncipes procedían a operaciones monetarias de las más sucias; acuñaban moneda mala e imponían un curso forzado, alto o bajo, según convenía al fisco”

[4] . La revolución francesa se inició cuando Luis XVI, aconsejado por Necker, tuvo la desafortunada idea de convocar los Estados Generales, cosa que no se hacía desde 1.641. El gran Alexis de Tocqueville, ilustre representante de la nobleza, en su obra “El antiguo régimen y la revolución” dejó escrito lo siguiente: “Aunque la desigualdad en materia de impuestos imperase en todo el continente europeo, en pocos sitios se había hecho tan visible e incisiva como en Francia. (…) Ahora bien, entre todas las formas de distinguir a los hombres y discriminar las clases, la desigualdad en los impuestos resulta la más perniciosa y la más apta añadir el aislamiento a la desigualdad y hacer en cierto modo incurables uno y otra. Véanse sus efectos: cuando el burgués y el noble no están sujetos a pagar el mismo impuesto, el reparto y la cobranza de éste acentúan cada año con un rasgo claro y preciso el límite de sus clases respectivas.(…) Me atrevo a asegurar que el día en que la nación (…) permitió a los reyes establecer un impuesto general sin su concurso, y en que la nobleza tuvo la cobardía de dejar que se impusieran cargas al tercer estado con tal de quedar ella exenta, ese día se sembró el germen de casi todos los vicios y abusos que fueron minando al antiguo régimen, hasta causarle la muerte…”

[5] El último liberal colombiano que empleó esa expresión fue Carlos Lemos Simmons quien dio ese título al libro que publicara en 1991, donde escribió frases como esta. “Aquí lo único que se ha nacionalizado realmente, es la inmoralidad... El ladrón privado tarde o temprano cae. El oficial tarde o temprano sube... El pillo privado desfalca a su patrón. El pillo público, a toda la nación. Al particular lo ronda el Estado. Pero, ¿qué pasa cuando el que hace la ronda es el mismo ladrón?”. No sobra recordar que Lemos Simmons fue nombrado vice-presidente en sustitución de Humberto de la Calle y tuvo su palomita presidencial en 1998 en reemplazo temporal de Ernesto Samper Pizano. 

21 comentarios:

  1. No veo ninguna razón por la cual con una tasa de tributación baja la gente deje de evadir.

    ResponderEliminar
  2. A mi me parece razonable la intuición de Smith. De todas formas, usted que tiene acceso a tanta información y sabe tanta econometria, ¿por que no se monta un panelcito y sanjamos la cuestión?

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es muy incómoda, es mejor que nadie la diga y menos que la escriba; por eso el dueño del blog, que lo es a su vez de la verdad, me censuró el comentario. De por sí, esta censura dice claramente cuáles son las ideas de este señor.

      Eliminar
    2. No se quien es usted y no me interesa saberlo. Usted no hizo ningún comentario sobre mi artículo, simplemente me lanzó un insulto. No tengo porque tolerar su grocerìa y vulgaridad. Y como efectivamente este es mi blog, ejerzo mi derecho a eliminar comentarios vulgares y estúpidos como los suyos.

      Eliminar
  4. No voy a polemizar con tu apología de la evasión. Pero deseo hacerte algunas preguntas incomodas a tu posición política:
    1. ¿Por qué es mala la redistribución del ingreso?
    2. ¿Por qué es malo aspirar a sociedades más igualitarias y a la postre más seguras para los individuos?
    3. ¿Será mejor una sociedad de pocos ricos un mar de miserables que no pueden ser más que delincuentes?
    4. ¿Es mejor pocos ricos con ejércitos privados para su custodia?
    5. ¿Acaso el libertarismo que pregonas, que no es más que un neoconservadurismo, permite vivir en plenitud el destino autónomo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Està bien Ramiro, no discutamos sobre mi "apologìa" de la evasión. Voy a referirme brevemente a cada uno de los puntos que planteas.
      1. Supongo que al hablar de redistribución del ingreso te refieres a la que se realiza mediante la tributaciòn progresiva y las transferencias del gobierno. Creo que los beneficios de la tributaciòn progresiva y del gasto pùblico social se han sobre-estimado. Los grandes avances en el nivel de vida de la gente en los dos últimos siglos son resultado de la actividad empresarial y la creciente productividad de las economías de mercado. La actividad redistributiva del gobierno ha jugado un papel menor cuando no nocivo. El problema es que tu vez el estado, yo prefiero hablar del gobierno, como una entelequia omnisciente y providente interesada en el bienestar social. Yo, por mi parte, despuès de entender el teorema de Arrow y de leer las obras de Buchanan, Hayek y otros mas, soy incapaz de ver eso que llaman el bienestar social y no puede ver a los gobiernos como nada distinto a coaliciones de grupos de interès que se suceden y reparten el poder. De ahì mi preferencia por gobiernos pequeños y tributaciòn limitada incluso constitucionalmente como lo ha propuesto Buchanan.
      2. Por supuesto que no hay nada de malo en aspirar a sociedades mas igualitarias. Keynes escribió que el gran problema de nuestro tiempo era como lograr los ideales de igualdad sin destruir el incentivo a la inversión. Comparto ese punto plenamente. Pero creo que lamentablemente en el mundo de hoy se està logrando lo segundo sin alcanzar lo primero. Me parece que cada vez nos acercamos màs el mundo sombrío que anticipara Schumpeter en su Capitalismo, socialismo y democracia. Te recomiendo esa lectura. Las preguntas 3 y 4 son variantes de la 2. Paso a la quinta.
      3. No, no soy conservador ni neo conservador. Soy un lockiano decimonònico y por ello, quizàs, un tanto anacronismo. Siempre mi punto de partida son sus axiomas de la libertad:
      1. Cada hombre es propietario de su propia persona.
      2. Todo lo que un hombre aparte de la naturaleza con su propio trabajo es su propiedad.
      3. Es también su propiedad todo aquello que obtenga de otros hombres en intercambios libres y voluntarios.

      Como economista soy individualista metodológico, no veo otro camino lógico. Como ser humano soy también individualista, no veo otra opción vital.
      No soy conservador, porque todas las libertades individuales se derivan del primer axioma. Por eso para mi el consumo de drogas, la prostitución, el homosexualismo, el aborto y todo lo que tenga que ver con el uso libre del propio cuerpo y el uso consentido del cuerpo de los demás son para mi derechos derivados de ese primer axioma.
      No soy conservador porque no veo posible el ejercicio del intercambio libre sin la existencia de propiedad individual. Por eso defiendo la propiedad y el mercado.
      Finalmente, la defensa de la propiedad individual y del mercado implican oponerse a un estado que lo puede todo. Soy, como los viejos filòsofos de los siglos XVIII y XIX, y tambièn como Hayek, como Rothbard, como Buchanan, como Nosick, un partidario del estado limitado. Y por supuesto que me identifico mucho màs con Bakunine que con Marx. Al final solo soy, como decìa Borges, un pequeño anarquista y nada màs.

      Eliminar
  5. Sería bueno ver el comentario de "don" del 10 de abril de 2016.

    ResponderEliminar
  6. Yo como economista , por lo contrario, pienso que el individualismo metodológico no es la única lógica metodológica: la economía clásica y marxista pensaron en términos de agregados com las clases sociales y su resultado analítico es superior. No creo en Estado, o gobierno, como una entelequia omnisciente, pero está probado que un buen gobierno puede contribuir a mejorar el funcionamiento del capitalismo como sistema inestable y de desequilibrios sociales. Muy bien por tu anarquismo, me identifico plenamente con Bakunin, con Borges y contigo en eso; lástima que sea tan utópico como la sociedad comunista de Marx. Estamos condenados al Leviatan. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Allá tu con la economía clásica y la marxista. Para decirlo sintèticamente, el hecho es que la profesión, puesta a elegir entre Arrow y Sraffa, se quedò con el primero y el nùcleo de la teorìa econòmica es el equilibrio general competitivo y no producciòn de mercancias por medio de mercancias. ¡Què le vamos a hacer! Saludos.

    ResponderEliminar
  8. No es ningún merito que la profesión, por falta de ética intelectual, se haya quedado con el "Equilibrio General Competitivo", con una metafísica económica que nos nos dice nada real de cómo funciona una economía de mercado. La ciencia tiene que explicar, no fantasear. Con ira no se razona. Estás considerando que la economía es artículo de fe;haya tú con el individualismo metodológico como religión. Mejor estar al lado de los apóstatas, aunque seamos minoría. El Equilibrio General Competitivo es muy bello, pero es un dogma que no resiste la epistemología. Con razón tu "ciencia" está estancada y los correligionarios como tú son sus peores enemigos.

    ResponderEliminar
  9. ¿Qué tal qué la astrofísica pensara hoy que la Tierra es el centro del universo?

    ResponderEliminar
  10. Lástima por lo de"¡Qué le vamos a hacer!". Resignación intelectual.

    ResponderEliminar
  11. os Papeles de Panamá abrieron el espectro hasta mostrar que la epidemia es pandemia. Los ricos en todo el orbe guardan, guardan… esconden sus billones anónimos, para perpetrar anochecidas inversiones con antifaz y apartar sus bolsillos de la caja común de los impuestos.

    La batería de los preceptos está adecuada en justicia para santificar las fechorías de los señores. La ley es sierva del capital y de su lógica de incremento sin tregua.

    No es extraño que la mayoría de estos empresarios fantasmas estén ligados al poder público. Mientras millones de ciudadanos mantienen a flote las finanzas de las naciones, gracias a las goteantes minucias tributadas, los tiburones engullen el bocado grueso y se fugan a bostezar en playas libérrimas.

    En vista de que las leyes los resguardan, pueden dar vacaciones a un órgano para ellos obsoleto: la conciencia. Un aforismo del escritor Mauricio Botero Montoya los sindica: “el político solo menciona la conciencia para decir que la tiene limpia”.

    En el lenguaje coloquial, cuando alguien ejecuta un acto legal pero indecente, se dice de él que “no tiene presentación”. Pues bien, eso que no tiene presentación es algo hecho por quien carece de conciencia.

    Y la avaricia carece de conciencia. El hombre ávido es un hombre sin atributos suficientes para advertir que cualquier billete que le sobre, después de satisfacer con generosidad sus necesidades y las de su familia, pertenece a la masa de personas que no comen.

    La conciencia, en efecto, es la facultad de ponerse en contexto. Un ser humano aislado, de sí mismo y de la sociedad, es un paupérrimo ser humano. Por eso son más ricos los pobres —siempre en montón, siempre solidarios—, que los ricos en sus jaulas de oro. Pero los pobres necesitan comer.

    El ‘Homo avidus’ es corrupto, no porque viole la ley, sino porque apagó la conciencia sobre los vasos comunicantes existentes entre las fortunas de pocos y la miseria de muchos.

    En jugosa entrevista para su blog somossentipensantes, la periodista Gloria Ortega arrancó la siguiente sentencia de Juan Carlos Henao, expresidente de la Corte Constitucional y rector del Externado: “la corrupción tiene que ver con la concepción del mundo que se tenga y la necesidad de seguridades que se imponen hoy en la sociedad”.

    Tal cual: para el hombre codicioso, el mundo es un costal de monedas de las que se apoderan quienes aprovechan la oportunidad. Y estas monedas son la fuente de la verdadera seguridad. Concepción legal, pero indigna y repugnante.

    arturoguerreror@gmail.com





    inserte esta nota en su página
    TAGS: Corrupción Juan Carlos Henao Brecha en pobreza Mauricio Botero Panamá Papers
    FACEBOOK
    13.
    TWITTER
    0.
    GOOGLE
    0
    2
    ENVIAR IMPRIMIR
    ÚLTIMA HORA
    JUDICIAL ABR 15 - 7:45 AM
    Capturan a coronel del Ejército por delitos contra la administración pública
    6 0 Compartir 0 tweet0 +10
    0
    BÉISBOL ABR 15 - 7:34 AM
    Las Grandes Ligas le rinden homenaje a Jackie Robinson Las Grandes Ligas le rinden homenaje a Jackie Robinson
    6 44 Compartir 44 tweet0 +10
    0
    ACTUALIDAD ABR 15 - 7:27 AM
    Evo Morales recomienda al papa Francisco tomar coca Evo Morales recomienda al papa Francisco tomar coca
    6 6 Compartir 6 tweet0 +10
    0
    LO MÁS COMPARTIDO
    MEDIO AMBIENTE ABR 12 - 4:30 PM
    Colombia regulará el uso de bolsas de plástico Colombia regulará el uso de bolsas de plástico
    6 49.5k Compartir 49.5k tweet0 +10
    10
    JUDICIAL ABR 7 - 1:00 PM
    Corte Constitucional le da el "sí" al matrimonio igualitario Corte Constitucional le da el "sí" al matrimonio igualitario
    6 42.1k Compartir 42.1k tweet0 +10
    230
    BOGOTÁ ABR 7 - 4:35 PM
    El tal doctorado de Peñalosa no existe El tal doctorado de Peñalosa no existe
    6 40.7k Compartir 40.7k tweet0 +10
    302
    2

    ResponderEliminar
  12. Que no se diga que es envidia de los ricos evasores; es que la avaricia es inmunda. Necesitamos un nuevo Moliere. Que desfachatez de los economistas que justifican la evasión con falacias.

    ResponderEliminar
  13. Como será de grave el asunto, que hasta los máximos policías mundiales del capitalismo mundial, de la propiedad privada y del fundamentalismo del mercado se preocupan; sólo los cínicos rezan.
    Ver el Espectador, 16/04/2016.

    ECONOMÍA 14 ABR 2016 - 11:10 AM
    Panama Papers
    FMI y Banco Mundial preocupados por evasión fiscal
    La evasión fiscal y otros flujos ilegales de dinero pueden tener un "tremendo efecto negativo" en los esfuerzos mundiales combatir la pobreza, dice BM.
    Por: AFP
    14COMPARTIDO
    Twitter
    FaceBook
    Google
    opiniones
    INSERTAR
    FMI y Banco Mundial preocupados por evasión fiscal
    Foto: Bloomberg News

    Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial.
    La lucha contra la evasión fiscal, bajo la lupa por las revelaciones de los "Panama Papers", centró este jueves la preocupación del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional el cual admite que el trabajo sigue "inacabado".

    "Es un trabajo inacabado (...) y más queda por hacer, debe haber seguimiento", dijo la directora gerente del FMI Christine Lagarde señalando que la ofensiva contra la evasión fiscal de las multinacionales, llamada BEPS, es insuficiente.

    "Todos deben ir más allá de los BEPS para verificar si efectivamente se implementan (...) y no hay lagunas ahí o allá", declaró Lagarde en implicados en la evastransparente a medida que avanzamos", dijo Kim.

    El presidente del organismo dijo que los líderes de países en desarrollo regularmente le piden ayuda para rastrear el flujo de dinero desviado, sea para evadir impuestos o producto de la corrupción.

    Los llamados "Panama Papers" atañen a un gran número de documentos sobre compañías anónimas en paraísos fiscales creadas por la firma panameña de abogados Mossack Fonseca para personalidades en todo el mundo y que fueron filtrados a medios de prensa internacionales generando un escándalo.

    Las revelaciones han desatado una nueva cruzada internacional para acabar con los sistemas que permiten la evasión fiscal alrededor del mundo.

    inserte esta nota en su página
    TAGS: FMI Banco Mundial evasión fiscal Panamá Papers
    FACEBOOK
    14.
    TWITTER
    0.
    GOOGLE
    0
    7
    ENVIAR IMPRIMIR
    ÚLTIMA HORA
    ACTUALIDAD ABR 15 - 11:56 PM
    Despiden a profesora chilena por amordazar a niño de cinco años
    6 1 Compartir 1 tweet0 +10
    1
    JUDICIAL ABR 15 - 11:20 PM
    Así investigó la Fiscalía los falsos positivos y el cartel de Bogotá Así investigó la Fiscalía los falsos positivos y el cartel de Bogotá
    6 94 Compartir 94 tweet0 +10
    4
    CULTURA ABR 15 - 11:19 PM
    El dilema de una reina enamorada El dilema de una reina enamorada
    6 5 Compartir 5 tweet0 +10
    0
    LO MÁS COMPARTIDO
    MEDIO AMBIENTE ABR 12 - 4:30 PM
    Colombia regulará el uso de bolsas de plástico Colombia regulará el uso de bolsas de plástico
    6 53.7k Compartir 53.7k tweet0 +10
    12
    MEDIO AMBIENTE ABR 14 - 11:00 PM
    Gobierno suspende licencia de explotación petrolera en La Macarena Gobierno suspende licencia de explotación petrolera en La Macarena
    6 43.4k Compartir 43.4k tweet0 +10
    31
    JUDICIAL ABR 7 - 1:00 PM
    Corte Constitucional le da el "sí" al matrimonio igualitario Corte Constitucional le da el "sí" al matrimonio igualitario
    6 42.1k Compartir 42.1k tweet0 +10
    232
    7 Opiniones
    Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
    Regístrese o ingrese aquí
    Si quiere leer los comentarios o participar en el foro: DESPLEGAR COMENTARIOS
    PUBLICIDAD
    El_Tesoro_Muy_Pronto_CTV_300x250-JPG
    by Kalooga
    Así investigó la Fiscalía los falsos positivos y el cartel de BogotáayerEl dilema de una reina enamoradaayerAvión privado de Prince aterrizó de emergencia en EE.UU.ayerFriogán, en la cuerda flojaayer
    VEA MÁS DE ECONOMÍA

    15 ABR - 10:57 PM
    Friogán, en la cuerda floja
    15 ABR - 8:13 PM
    ¿Adónde fueron los petrodólares?

    VERSIONES
    ipad
    Impresa
    (Descargue el PDF) ipad
    iPad
    windowsphone
    Android
    rss
    RSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es un discusión difícil, pero haré un último intento por encausarla.
      Sostengo que la gente busca maximizar su ingreso después de impuestos. Dado el ingreso antes de impuestos, busca minimizar, con elusiòn o evasiòn, lo pagado en impuestos. Todo mundo se comporta de la misma forma. Se diferencian en los medios de que disponen para evadir o eludir los impuestos. Algunos tienen acceso a los paraísos fiscales, otros no. La hipòtesis fundamental es tomada de Smith: la evasiòn es funciòn directa de la tasa nominal de tributaciòn y de la percepciòn del nivel de corrupciòn de los gobiernos. Como corolario de ese razonamiento se deduce que son los gobiernos con su voracidad fiscal y su corrupciòn los causantes de la evasiòn. Eso es todo. Se trata de un razonamiento económico.
      Ante ese razonamiento, usted me acusa de ser un apologista de la evasión y saca a relucir un sartal de consideraciones moralistas. Estamos en niveles discusión muy diferentes. Yo hablo de economía, es decir, de la conducta humana. Usted habla de....Realmente no se de que habla usted.

      Eliminar