lunes, 19 de agosto de 2013

La legalización de la marihuana en Uruguay


Legalización de la marihuana en Uruguay

 

Luis Guillermo Vélez Álvarez

Economista, Docente Universidad EAFIT

 

El senado de Uruguay aprobó una ley que legaliza el consumo de marihuana. Unos 18 estados de los Estados Unidos han legalizado su consumo con fines terapéuticos que es un paso hacia la legalización plena - con fines recreativos, según se dice- como lo ha hecho Uruguay. Los holandeses fueron los pioneros: hace más de 30 años legalizaron las ventas minoristas de marihuana en los famosos “coffeeshops”[1] que se han convertido en uno de los atractivos turísticos de Ámsterdam.

Las consecuencias económicas inmediatas de la legalización de la comercialización y consumo la marihuana – y de cualquier bien o servicio ilegal – son extremadamente fáciles de anticipar. La ilegalidad de un bien o servicio eleva los costos de oferta pues introduce riesgos a la actividad de comercialización: el riesgo de ser descubierto, apresado y encarcelado. Surgen por tanto una serie de costos para reducir o mitigar esos riesgos: establecimiento de un sistema de distribución clandestino, pagos al crimen organizado, sobornos a la policía y demás autoridades, etc. Del lado de la demanda también existen riesgos semejantes que seguramente restringen el consumo. La ilegalidad opera como un impuesto a la comercialización y el consumo que tiene el efecto de restringir la oferta y la demanda: es decir disminuir las cantidades ofertadas y demandadas para un precio dado.
 

Si la restricción impuesta por la ilegalidad era efectiva, la legalización de la comercialización y el consumo - al suprimir los riesgos y costos señalados – tiene el efecto de aumentar las cantidades ofrecidas y demandadas al mismo precio que antes. En la gráfica esto se representa como un desplazamiento de las curvas de oferta y demanda hacia la derecha. Inequívocamente la cantidad transada aumenta. Lo que ocurra con el precio es más difícil de predecir sin conocer los parámetros de la funciones de demanda y oferta. Aunque en la gráfica, por construcción, se reduce, el precio puede aumentar, reducirse o permanecer inalterado.

Uno de los argumentos en contra de la legalización de la marihuana – que es considerada como una droga suave – es que con ello se induce el consumo de las llamadas drogas duras. Puede ser que así sea, puede ser que no: económicamente ello depende de si esas drogas duras son sustitutivas o complementarias de la marihuana. En el primer caso su demanda debe reducirse, en el segundo aumentar. También lo que ocurra con el consumo de alcohol dependerá de si su relación con la marihuana es de sustitución o complementariedad.

 Los efectos de mediano y largo plazo de la legalización son complejos y difíciles de predecir. Pero lo que si conoce el mundo – y en Colombia con especial intensidad – son los desastrosos efectos de la ilegalidad de la marihuana, la cocaína y todo lo demás. Seguramente en eso pensaba el Presidente Mujica cuando señaló temerle más al narcotráfico que a la marihuana.  ¡Y vaya si tiene razón!.

LGVA

Agosto de 2103.

 

 

 

 




[1] “Un Coffeeshop es un local que semeja un bar, con sillas, mesas, mostrador, sanitarios. En el mostrador se puede comprar marihuana, hachís, papel para armar extra largo, cartulina para hacer filtros, pipas, “joint” o “porro” liado y listo para fumar e infinidad de otros artículos. Son excepcionales los locales que expenden alcohol, lo común es hallar café, té, jugos de fruta, es muy raro hallar comida, a veces sí algún bocadillo. La decoración puede ir de la choza rastafari al templo budista, pasando por el pub irlandés. La proyección de videos, música, servicio de internet también son usuales en los coffeshops. Las personas que concurren al local pueden llevar su propio material, armar el porro y fumarlo, pero tendrá que consumir alguna otra cosa”. http://www.amsterdam.info/es/coffeeshops/
 

2 comentarios:

  1. Las drogas (antes naturales) siempre han existido, solo desde la década de los 70 el gobierno creyó que era un problema, y lo convirtió en problema.

    ResponderEliminar